I Reunión de Vidas · Diciembre 2009

I Reunión de Vidas · Diciembre 2009

El pasado 13 de Diciembre tuvo lugar la primera reunión de Vidas de Maribel Maseda.

En ellas, hice una primera aproximación de lo que inevitablemente vivimos, e invariablemente nos mueve emocionalmente, en mayor o menor grado:

  • Los cambios que experimentamos a lo largo de diversas etapas de nuestra vida, y para los cuales, a menudo, no estamos preparados.
  • La incertidumbre que suponen.
  • Las consiguientes reacciones que se desencadenan ante ellos.

Estos procesos son desagradables, pero necesarios para validar nuestra evolución, para ser conscientes de las habilidades que hemos ido integrando con el paso de los años, y, fundamentalmente, con el transcurrir de nuestras vivencias.

La resistencia al cambio imprevisto es inherente a nosotros. Lo tememos por que implícitamente, lo identificamos con la pérdida, y tampoco estamos preparados para ella. Y no lo estamos, por que lo dejamos sin sanar la primera vez que nos enfrentamos a ella: cuando nacimos, desarraigándonos de manera imprevista de nuestro mundo feliz y protector ( para más información al respecto, les remito a mi libro “ Háblame”).

Es esta resistencia, en numerosas ocasiones, la responsable de las crisis que hombres y mujeres vivirán en algún momento de sus vidas.

Casi todas ellas ( y digo casi, por que no hay nada absoluto) llevan de base la pérdida.

Revisar objetivos es fundamental, no solo cuando estamos inmersos en etapas de esa índole, sino periódicamente y fuera de ellas, pues lo habitual es que nos marquemos unas metas y luchemos por ellas durante años, a veces sin saber que aún las continuamos ( una casa, un coche, un status profesional, una pareja….).

El esfuerzo mantenido, la intención y la atención que damos a estas metas, marcan el rumbo de nuestra vida, de modo que, con ese propósito, sintamos sólido nuestro punto de referencia. Pero el tiempo va pasando, y dejamos de ser lo que éramos hace 10, 15, 20 años, pero mantenemos el esfuerzo de manera automática por mantener las metas antiguas y de la misma forma. Así que, perdemos sincronía con la vida, o entre la vida y la nuestra, o entre lo que éramos antes y lo que somos ahora. Sea como sea, perdemos el rumbo.

Son las llamadas crisis de edad. Y requieren de inmediato un reconocimiento de lo que ahora se es; de lo que en ese momento se desea, que probablemente ya no coincida con cómo se deseaba antes. La intención y la atención debe cambiar conforme descubramos esos nuevos motivos que nos mueven a vivir.

Las crisis de edad son a menudo una apertura de puertas al cambio; el temor a lo desconocido lo convierte en algo malo, pero en sí, no lo es. A veces la solución no está en recuperar lo que se tenía, sino en aprender a entusiasmarse con el aprendizaje de lo nuevo que se presenta; cambiar el temor de la incertidumbre por lo interesante del descubrimiento. Naturalmente habrá una temporada dura; pero todo pasa, y llegará el momento en que de nuevo sienta tierra firme bajo sus pies.

Cambiando un poco el tercio, pero sin dejar pasar de largo la idea conocida de que todo pasa, de que aquí todo es efímero, llama la atención que no hayamos aprendido a vivir el momento positivo y darle el valor enorme que tiene por haber aparecido en nuestro viaje por la vida. Restamos magia al hecho de que para que seamos ese ratito felices, han tenido que confluir un sinfín de factores; que nada suele ocurrir por azar, y que los encuentros con situaciones y personas a veces dejan tal huella que provocan un antes y un después en nosotros. Pocas veces sabemos aprovechar esos encuentros. Nos congratulamos cuando aparecen y poco a poco les vamos restando importancia: ya no son mágicos, por que se quedan con nosotros. Y volvemos a valorarlas cuando las perdemos.

Todo aquí es efímero, incluso el ser humano. Pretender que la pérdida es cuestión de mala suerte no es acertado. Es inherente a esta vida. Sufrimos por la pérdida por que hemos sido felices de un modo u otro cuando lo poseíamos. Y en esos momentos éramos afortunados, teníamos suerte.

Pero somos emocionales, afectivos, estamos vivos. Por ello, lloramos la pérdida. Por lo tanto, no haré apología del estoicismo. Sino algo más accesible a nuestra condición de ser vivo: tenemos que aprender a vivir como mágicos cada momento de amor, de ilusión, de bienestar, que llega a nosotros. Cuidarlos desde el primero al último día. Luchar por mantenerlo mimado mientras se quede con nosotros.

Tenemos que llenar nuestro álbum de Vida de vida. De historias entrañables, y que lo son por llegar a nosotros. Ya está. Debemos ir pegando retazos de historia para no olvidar como y cuando llegaron; para recordar siempre lo que nos aportaron, lo que aportamos nosotros.

Alguien en el mundo tendrá un retazo de usted. De algo que dijo, hizo,..y que fue útil para el momento de vida de alguien.

Alguna persona en ocasiones se acordará de usted, quizás como anónimo de quien no sabe o no recuerda el nombre. Y usted quizás no supo ni sabrá lo importante que fue para él/ella su paso por su lado…aunque quizás fuera solo cuestión de un minuto, lo suficiente como para dejarle un mensaje inconsciente, sin premeditación.

No solo es importante la gente que se queda a nuestro lado, a veces también lo es la que pasa de largo y solo nos roza, como de puntillas, para no agitar nuestro momento, que no le pertenece, para solo dejarnos, en silencio, un regalo, que quizás no entendamos en ese preciso instante.

En la próxima Reunión de Vidas, he pedido a los asistentes que escriban, de su puño y letra, y de manera anónima, alguno de estos encuentros, en apariencia sencillos y carentes de importancia, pero llenos de sentido.
Momentos que han creado personas, anónimas, y que parecía que estaban allí justo para nosotros, justo en el momento apropiado….

Habrá una caja en la que los que quieran, introducirán este homenaje a esas personas o situaciones, aunque ellos nunca sepan que se les está agradeciendo y recordando. Y después, cada uno, volverá a introducir la mano para sacar una de estas hojas. Será otro regalo, inesperado, que llegará a su vida. Porque todos podemos crear estos momentos mágicos. Solo hay que saber aceptarlos.

Vamos a aprender a “desaprender” lo que nos han enseñado siempre: que el dolor se pasa hablando del dolor. Se habla de él, pero hay que hacerlo desde el cariño y la suerte de haber tenido lo que se perdió; desde la capacidad que descubrimos mientras lo teníamos, de disfrutarlo, de darle vida. Porque lo que existe, lo hace por la participación de todos los que lo comparten, y así, cobra vida.

No será fácil….¿lo intentamos juntos?

Un abrazo a todos,
Maribel Maseda Virosta

 

Presentacuión Reuniones de Vida

13 Diciembre 2009, por Maribel Gallego

Bienvenidos, y buenos días……. Muy buenos días, porque a partir de hoy, si seguís estos encuentros, con la mente y el corazón abiertos, os puedo asegurar que vuestra vida cambiará, puede que no cambie la vida en sí, pero vuestra percepción de ella, sí que cambiará.

Una de mis frases favoritas es de Einstein y dice así.: “la verdadera locura es hacer lo mismo una y otra vez, y pretender resultados diferentes”………

Vosotros los que habéis acudido hoy aquí, ya empezáis a cambiar vuestra vida, porque estáis introduciendo en ella algo nuevo, y algo tan distinto, a todo lo que habéis hecho hasta ahora, como estas Reuniones a las que su autora, Maribel Maseda, ha llamado “Escuela de Vida”

Creo que la mayoría de vosotros ya conoce a Maribel Maseda, o ha oído hablar de ella.
Para los que no la conocéis, os garantizo que no os será indiferente, os puede caer bien o mal, pero indiferente nunca.

Los que la vais a ver aquí, hoy, por primera vez, tan sonriente, tan tranquila. Pues no os imagináis, el torbellino de mujer que es.

Es hiperactiva, incansable, haciendo mil cosas al mismo tiempo, y poniendo el corazón en todas ellas. Sus días no son de 24 horas, no, que va, yo creo que se los hacen a medida, y duran y duran….. y se le quedan cortos.

Además, es una persona, tan entrañable, tan amorosa, pero al mismo tiempo, dura, porque su Amor está bien entendido, es de los que enseña a soltar, a ser tu mismo, no a encadenar al otro. Es la persona que con firme dulzura, te dirá lo que necesitas oír en ese momento; y que seguramente, no será lo que te gustaría oír, pero será lo que te haga avanzar, y lo que te ayudará de verdad.

Si estás mal, si cojeas de algo, no te dirá, pobrecito y se quedará mirándote, no; te dará unas muletas y te enseñara a usarlas, y cuando puedas dejar esas muletas, te dará la mano, pero te soltará a tiempo para que cojas las riendas de tu vida, y sigas viviendo, libre e independiente tu vida, que es tuya, solo tuya.

Y cuando esas personas se van….., sé, que muchas veces ha llorado sus lágrimas, o ha sido feliz con su alegría.

Y si la llamas, y te dice que estará, puedes estar seguro, que estará, ya se puede hundir el mundo, que ella estará.

Bueno, pues esta mujer rubia, joven, con sonrisa de oreja a oreja…. ¿la veis? . y mirada directa e inquisitiva, que está aquí sentada, es Maribel Maseda Virosta.

Yo pienso que esto que he dicho, es su mejor carta de presentación, sobre todo para las personas que en algún momento de nuestras vidas, el mundo se nos perdió, y ella nos enseñó a encontrarlo y, lo mas importante a seguir en él.

De verdad, no sabéis, pero ya lo sabréis, si seguís viniendo, el cambio tan enorme que pueden dar vuestras vidas.
Como volverá a florecer la esperanza, como, poco a poco, la paz vuelve a vuestro corazón.

Creéis que exagero,… bueno, pensad lo que queráis, ya lo iréis viendo, y os daréis cuenta que esto es un “regalito del cielo”,……….. y que sois/somos, realmente afortunados al darnos cuenta de ello y poder abrir ese “regalito”, sabiendo de donde procede.

Bueno, y si después de dicho todo esto, que ya iréis comprobando por vosotros mismos, queréis saber algo mas, de ella, si necesitáis conocer su trayectoria vital, os puedo contar,

que es Enfermera, y que debido a este trabajo, entró en contacto con el dolor ajeno, que debido a su saber estar, y escuchar, los pacientes la escogían para hablarle de sus miedos, y le hicieron cómplice de sus vivencias en el momento de la muerte, o de su dolor, por la pérdida de un ser querido.

Que un serio accidente la obligó a dejar este trabajo Y empezó a ver, y a sufrir, la enfermedad desde el otro lado, como paciente; y comenzó a entenderlos mejor, y a desear ayudar de una manera mas eficaz.

Que, entonces, inició su búsqueda de las verdades más inherentes al ser humano, buscó en todos los campos, intentó leer en todas las fuentes , sin etiquetas, sin prejuicios.
Y así se formó en , …. bueno ¿como decirlo?… en La Escuela de la Vida, con mayúsculas.

Cree en la vida después de la vida, y cree, seguramente por fe (ella repite mucho que se considera una persona muy afortunada, porque tiene FE), pero, también, por que ha vivido y conocido de primera mano, demasiadas cosas y a personas, como para negar su existencia.

Por todo esto, no le gusta que le cuelguen estilos, ni nombres, ni títulos, por muy en boga que estén. No pertenece a la Nueva Era, ………. ni a la Vieja, ……..no se considera mística, …. ni le gusta que la cataloguen de esotérica….. de transgresora, etc. Ella dice que solo busca el reencuentro del ser humano consigo mismo.

Si yo pudiera ponerle una etiqueta que la defina….. diría que es coherencia. Si, coherencia consigo misma, y con lo que defiende.

Y si todo este trajín os parece poco, pensando que tenía que hacer una fuerte rehabilitación de su accidente. (no puede estarse quieta,….. ya lo iréis viendo,…… ya), aprovechó este tiempo de paciente, muy poco paciente, para especializarse en Psiquiatría.

Y es, desde este campo, desde esta base, y con su enorme interés por el ser humano, desde donde empezó a profundizar en el tema. Y motivada por sus grandes dosis de optimismo, su enorme caudal de energía ha ayudado, o intentado ayudar, de forma honesta y coherente, a las miles de personas que se han acercado desde entonces a ella. No exagero, no, somos miles los que hemos acudido a ella en diversos momentos de nuestra vida, cuando ésta se nos da la vuelta, y siempre hemos encontrado un abrazo, una frase que nos llega y …… ayuda.

Os puedo contar, también, que ha participado como colaboradora, e invitada en diversos programas de radio; ha escrito artículos sobre chakras, terapia energética, Autoconocimiento, Arquetipos, etc. en prensa escrita y digital.

Que Ha escrito dos libros, El Tablero Iniciativo y Háblame; y tiene un tercero en preparación.
Imparte desde hace unos 12 años, diversos Cursos y Talleres.

Todo ello referido a la investigación de la Psyque humana. Porque está convencida de que el ser humano posee en sí mismo todas las claves de su existencia,… que nos hemos olvidado de ello, y que, por eso, a veces, nos sentimos tan desubicados.

También ha dado un buen número de charlas y conferencias sobre estos temas, además del tema de la muerte, como un acontecimiento ya vivido por nosotros, como ya expuso en su primer libro “Háblame”, cuya segunda edición acaba de publicarse hace unos meses.

Ahora intentaré contaros como surgió la idea de estas Reuniones o Escuela de Vida, en palabras textuales de Maribel, “surgieron un día, casi de repente, . escuchando a varias personas, que me contaban el vacío tan desalentador que vivían. Me di cuenta de que creían que solo les ocurría a ellos y por eso se sentían aún más solos; así que pensé:

¿y si convoco una Reunión en la que todos nos demos cuenta de que venimos del mismo sitio, de que cuando nos sentimos perdidos, siempre hay alguien, intentando alentarnos, pero sin que le prestemos atención, sin que nos demos cuenta, de que cuando creemos que ya está todo hecho aquí, siempre habrá alguien que pueda nutrirse de nuestra experiencia o capacidad de consuelo, o de afecto, o de lo que sea….?.”

Bien, ¿qué os parece la idea?
A mi, personalmente, me pareció preciosa, desde el primer momento; y mas, sabiendo, que el único deseo es el de ayudar.

Porque, …. pensando en nuestra propia vida, quien no ha intentado disimular en algún momento, su dolor, su soledad, y ha intentado esconderlo con frases banales, por temor a no ser comprendidos, pero lo que no sabemos, es que no disimulamos nada, que a los demás les llegan esas emociones, pero disimulan, también, por un falso pudor, una especie de miedo a entrar en un terreno peligroso, porque a todos nos toca algo muy dentro, nos toca en ese lugar, donde somos mas vulnerables unos lo llamamos Alma, otros coranzoncito, otros……. que mas da, sabemos de qué estamos hablando.

Y siempre, dejamos entrever un sentimiento de resignación, de fatalidad, de destino decidido por alguien que no somos nosotros y que deja un poso de amargura, no solo en quien lo sufre, sino también en quien le escucha, por que no sabe como actuar.

No nos han preparado para eso; estamos hartos de oír en la Tv., . que éste es un mundo perfecto, que estamos casi obligados a ser felices, a consumir, a estar guapos o guapas, todo el día; pero, y ¿si no lo eres?…… ¿no nos sentimos un poco excluidos? ¿un poco estafados?

Y no se nos ocurre pensar, que es así, porque nosotros hemos decidido que así sea, porque si nos lanzamos y tomamos las riendas de nuestra vida, las cosas puede que no cambien, pero lo que sí cambiará, seguro, es nuestra percepción de ellas, Porque las cosas son como son, lo que las hace diferentes, es nuestra percepción y nuestras expectativas de ellas. Y eso, sí, que podemos controlarlo y cambiarlo.

Y nos daremos cuenta de que sí que podemos “cambiar” nuestra vida. Que tenemos las claves, tenemos todas las llaves, solo necesitamos saberlo y darnos cuenta, claramente de que es así. De verdad, que creer es crear.

Bueno, en resumen, En esta Escuela de Vida, haremos reuniones para el recuerdo de tantas y tantas huellas que hemos dejado en la vida de otras personas. y las que nos han dejado a nosotros, las personas que han pasado a nuestro lado. Porque con cada paso que damos, con cada sonrisa que regalamos, dejamos una huella y no somos conscientes de ello.
Y, aprenderemos, que si sentimos que no somos felices, no debemos esconderlo, y disimular, sino intentar buscar una solución, aunque solo sea reconocerlo en voz alta, a nosotros mismos, y ese será el primer paso.
Seguro que nos sorprenderemos, gratamente, de lo que este ejercicio, estas reuniones, puede hacernos descubrir.
Y creo que ha llegado el momento de que dé paso…. a Maribel Maseda, entre otras cosas, porque si estamos aquí es para oírla a ella. ¿no?

Y espero, de verdad, que disfrutéis, o que lloréis, pero, no, que os quedéis indiferentes; porque significará que habéis encontrado el sentido a estas Reuniones o Escuela de Vida, y vuestro día a día, y …. vuestro futuro os lo agradecerán.

Y deseo que descubráis que somos tan únicos, tan maravillosos, que tenemos guardadas en algún sitio, todas nuestras experiencias, todas nuestras emociones, y nuestros recuerdos …. y que siempre ha sido así. ….. Y que en algún momento podremos acceder a ellos.

Y sobretodo, en cuanto os deis cuenta, de que nunca, nunca,…. en ningún sitio y … en ningún momento…. estamos solos.

Y entonces, VEREIS, que este pequeño esfuerzo de madrugar un poquito, un domingo, merece la pena.
Muchas gracias por vuestra atención. Y espero seguir viendoos por aquí .
Gracias.

Maribel Gallego

La Zona Segura

Háblame 3ª Edicción

#1vida1carta

GYM-KI®

La gimnasia que busca re encontrarse con la energía vital, beneficiándonos de su conocimiento sobre nuestro cuerpo, mente y emoción. El proceso de creación ha sido concienzudo; cada pequeño movimiento, hasta el que parece pasar desapercibido, está estudiadamente creado para que lo utilices a tu favor y lo he hecho dándole paso a lo que nuestra energía vital lleva años intentando pedirnos: dejarle paso para hacer lo que sabe hacer.